¿Qué es ser Swinger?

             La palabra "swinger" se refiere a aquellas personas solas o parejas, con una mayor amplitud sexual que el promedio, que deciden ejercer su libertad responsable en relación a su vida sexual. Esto incluye el intercambio de pareja, la práctica de sexo en grupos de tres o más personas y todas las variantes que puedan surgir a partir de ello, dependiendo en cada caso de las preferencias personales. Y aunque muchos (cada vez menos, afortunadamente) confunden la definición de swinger sólo con el intercambio de parejas, cada vez más personas solas de ambos sexos y de todas las edades adoptan este excitante estilo de vida. Esto conlleva casi siempre en el comienzo ciertas inquietudes, y a partir de nuestra propia experiencia intentaremos ayudar en las dudas más habituales de quienes se inician:

Una cuestión recurrente y que genera en principio ciertos malestares y a veces presiones es cuando uno de los integrantes de la pareja desea ingresar en este mundo y el otro integrante se rehusa. En primer lugar, esto no es atrayente para todos y podría ser que tu pareja no sólo no le encuentre atractivo sino que incluso lo vea como algo negativo. Pero si realmente piensas que podría terminar por disfrutar con esto, y lo que sufre son las trabas lógicas del inicio, te sugerimos que la persuadas lentamente, estableciendo desde el inicio que la amas por encima de todas las cosas, que no están en juego los sentimientos de ambos y que su decisión debe ser enteramente libre, porque esa es la idea, que juntos ejerzan el derecho de gozar de la libertad. Fantaseen con la idea de ampliar la sexualidad de la pareja más allá de los convencionalismos, para que de esa manera, todo sea fluido, confiable y con profunda confianza de ambas partes. La conversación y la sinceridad son en este tema fundamentales. La curiosidad también lo es. Vean juntos, por ejemplo, páginas como ésta, despertando la natural curiosidad y, sobre todo, háblenlo mucho y sin vergüenzas. Éste es el punto más importante. Y ante todo, debes interesarte en conocer sus fantasías, sus temores, sus dudas. Explora a fondo su sensualidad así como la tuya y una vez que tengas claro qué podría ser lo más satisfactorio para ella y para los dos, busca medios como éste, donde podrás encontrarte con personas afines y con las mismas inquietudes. Te sorprenderás al ver cuántas personas sienten y piensan lo mismo que ustedes.

Hay muchas páginas de swingers en la red. Algunas buenas, otras malas, algunas sólo comerciales y otras que difunden seriamente esta forma de vida. En lo que coinciden casi todas es en los contactos vía e-mail. Y aquí llegamos a una cuestión importante: cómo saber quiénes son las personas con las que me voy a encontrar. Al contactar por correo electrónico, las personas te hablarán de sus preferencias sexuales, estilos de vida, formas de pensar, fantasías, etc.; incluyendo muchas veces el intercambio de fotos, para que de ese modo reduzcas al mínimo el riesgo de experiencias desagradables. La simple lectura de los mensajes (estilo de redacción, vocabulario, modos de expresión, etc.) te dará un muy buen indicio de cómo es esa persona. Pero siempre debes tener en cuenta que te encontrarás con gente muy normal y de todos los tipos, desde empresarios, hasta estudiantes universitarios, amas de casa y profesionales, personas casadas, solteras, divorciadas o viudas. La pareja swinger tiende a ser muy abierta, muy poco convencional y en general no permite que sus creencias religiosas o políticas le impidan pasar un buen rato . Y encuentras todo tipo también de personalidades: fumadores, no fumadores, deportistas, amantes de la música y de la buena mesa, altos, delgados, bajos, gordos, jóvenes y maduros, bellos y no tanto, atléticos, intelectuales, en fin, toda la gama de posibilidades del género humano.
Cuando contesten un mensaje, una premisa básica es decir siempre la verdad. Descríbanse tal y como son y sean muy claros en lo que están buscando. Sean específicos para evitar confusiones. Si pones un anuncio, una foto descriptiva hará aumentar las respuestas y no necesariamente tienen que ser fotos de desnudos o de "acción" si no lo desean. Digamos en general que un primérisimo plano de un sexo no suele ser muy descriptivo. Cuando contestes algún anuncio, no envíes en principio, si tienes dudas, tu número de teléfono hasta estar seguro de que la o las personas del otro lado son reales y son bien intencionadas y honestas. Y ten en cuenta que hay personas que lo único que
quieren es intercambiar fotos o leer correspondencia de experiencias "caliente" sin buscar jamás un encuentro real; es cuestión de preferencias personales.

Existe una especie de manual de etiqueta para este tipo de contactos, aunque es un código no escrito y está normalizado más que nada por el uso y por la cortesía elemental. He aquí ciertos puntos recomendables:

1. Amabilidad. Aunque no te interesara llevar a cabo algún encuentro sexual con otra pareja o persona, respeta sus sentimientos, sus deseos y sus gustos, aunque no coincidan con los tuyos.
2. Contesta los mensajes. No dejes de contestar los mensajes que te envíen, aun cuando sea para decir simplemente "No, gracias"; de esa
manera evitas que alguien pierda el tiempo esperando inútilmente.
3. Prepárate. Si deciden con tu pareja concretar un encuentro con alguien, toma las previsiones del caso. No olvides JAMAS llevar encima la correspondiente cajita de preservativos.
4. Toma en cuenta los sentimientos de los demás. Observa si tu pareja y la otras personas actúan de un modo relajado o tenso, e intenta, si algo anda mal, disipar el mal momento con un gesto afectuoso o de confianza.
5. No seas insistente. Si alguien te dice NO, no es válido preguntar POR QUÉ, porque después de todo, el ser swinger significa también la libertad de decisión y de elección para todos. Aquí en todos los caso NO significa NO.
6. Sólo acepta lo que sea divertido para todos. Recuerda, ésa es la idea, divertirse y pasar un rato agradable.

Si todos están de acuerdo -repetimos: NO es NO todo el tiempo- hablen libremente de las reglas del juego. No permitas que la natural rigidez del primer encuentro deje asuntos pendientes que más tarde puedas lamentar. Pónganse de acuerdo en los detalles: bisexualidad femenina sí o no, uso obligatorio de preservativos -altamente recomendable-, preferencias sexuales de cada uno, bisexualidad masculina sí o no, etc. De este modo todos reducirán los riesgos de un mal momento, pues no hay nada más frustrante en estos casos como cuando alguno se despacha con una sorpresa no deseada. Otros riesgos a considerar en estos contactos son: como principales y más usuales -dejando de lado el contagio de enfermedades, que depende del cuidado de cada uno (léase PRESERVATIVOS)- son el llamado "histeriqueo" (aquellos que "sí pero no estamos del todo decididos" o "lo dejamos para más adelante", etc; en resumen, pérdida de tiempo) o la mentira. Hay personas que, por ejemplo, se presentan como pareja pero en el momento del encuentro resulta que, "casualmente", la mujer no pudo llegar o se fue ese día de vacaciones. Por eso es conveniente reunirse en un lugar público (pub, disco swinger, etc) sin compromiso para nadie y disipar; de ese modo, cualquier sospecha que pueda ser disipada... o confirmada. La otra clase de mentiras en los contactos en la red son las llamadas "mentiras descriptivas": las fotos falsas o "Él 1,88, musculoso, rubio de ojos celestes, ella 1,72, 95-60-90, modelo publicitaria, multiorgásmica" y cuando se conocen, resultan la caricatura de la descripción.
 

Párrafo aparte para los "solos"

Compartir a la pareja en un trío es una fantasía muy habitual en muchos hombres. Muchos varones tienen la fantasía de ver a sus mujeres con otros hombres, pero en algunos casos convive en ellos una mezcla de excitación y de celos. Si eres un solo y deseas proponerte como opción para estos tríos, debes tener muy en cuenta que eres un invitado a la fiesta y que como tal debes respetar las normas de tus anfitriones. Es la única manera en que no sólo podrás disfrutar, sino que al compartir el placer con ellos, y saber ubicarte en tu rol, serás invitado a más experiencias de este tipo. Nunca, bajo ningún concepto, proponer un encuentro con ella sola. Es una regla que jamás debe romperse, y que a veces, por inexperiencia de algunas personas, hace que muchos hombres solos queden aislados del ambiente swinger.
Ahora bien, si eres mujer y sola, entras en lo que llamamos "figurita difícil": y muchísimas parejas te invitarán a compartir un encuentro con ellos. Cada vez resulta más frecuente -se nota particularmente en las discos swingers- ver mujeres solas en este ambiente. Muchas de ellas tienen inquietudes bisexuales, lo cual abre también otra vía altamente estimulante para encuentros satisfactorios para todos. Lo importante es, como en todos los casos, saber acercarse y no presionar a nadie.

En definitiva, si está bien claro todo, ambos están de acuerdo y no usan este juego para salvar la pareja, ingresar al mundo swinger resulta en general un estímulo muy importante para la vida de las parejas. Según estudios recientes, la mayoría de las parejas swingers mejoran de una forma notable su relación después de iniciarse en este estilo de vida, tanto en lo sexual como en lo afectivo, al haberse convertido en cómplices de muchos juegos además de pareja. Pero es importante poner énfasis en lo siguiente: Si una pareja tiene ya problemas graves, adoptar este modo de vida no es la solución. El estilo de vida swinger es para parejas que se aman, que se respetan en sus sentimientos y que tienen consideración y confianza el uno por la otro.

Este texto se ha redactado a partir de experiencias propias, de amigos y amigas; de las dudas, comentarios e inquietudes que circulan en el ambiente swinger; así como también recogiendo material muy valioso de distintas fuentes y diversos medios. No pretende ser un manual de instrucciones, ni somos los inventores de una especie de decálogo, sino simplemente es una forma de compartir y allanar el camino de quienes se acercan por primera vez a este estilo de vida.
 

Comportamiento requerido en Reina Loba
 

"NO" absolutamente SIEMPRE quiere decir NO
Prohibido filmar y/o sacar fotos. Cualquier persona sorprendida en esta actitud será invitada indeclinablemente a retirarse de inmediato.

Prohibido el ingreso de hombres solos a los sectores destinados exclusivamente para parejas.
Reina Loba sólo se responsabiliza por los objetos dejados en el guardarropas.
Quienes ingresan como pareja deben permanecer como tal dentro de Reina Loba. De retirarse uno de los integrantes, el restante también deberá hacerlo.
La vestimenta y el aspecto general deben guardar un mínimo de buen gusto e higiene. No se permitirá el ingreso a quien no cumpla este requisito.
No será permitido ningún gesto irrespetuoso o una actitud de violencia física o verbal. El personal de seguridad retirará inmediatamente a quien los realizara.
Está absolutamente prohibido el ingreso con vasos o copas al sector de reservados.
Todas estas reglas cumplen la función de preservar para todos la seguridad, la discreción  y brindar de nuestra parte el mejor servicio que todos merecen.

La casa se reserva el derecho de admisión y permanencia